IDOIPE (AIEnRuta Artistas): «Cuando la gente se acerca a una sala a verte, es lo que más te llena»

Los nodos de la electrónica de Idoipe conectan directamente con el folclore y la tradición de la tierra aragonesa en la que se crió. El viernes 31 de mayo llevará su mixtura sonora a El Sótano, como parte del 1er ciclo AIEnRuta Artistas 2024.

En 2022 te embarcaste en un proyecto etnomusical muy bonito, que finalmente vio la luz a finales de 2023 bajo el título Tañen Furo. ¿Qué es exactamente este disco-documental?

Tañen Furo es una expresión que viene del aragonés. «Tañen», como en el castellano, de tañer, de tocar; y «furo» es una palabra que se utiliza en Aragón para decir que algo es recio, duro. Me embarqué en este proyecto con la productora audiovisual Freeman Creación. En principio solo iba a ser una banda sonora, un trabajo mucho más pequeño de lo que finalmente he llegado hacer. El documental estaba muy vivo, no tenía el guion cerrado de una película. Todo se fue abriendo y fuimos sumando festividades a la grabación, fueron apareciendo nuevos elementos sonoros para incluir en la banda sonora, y fue una experiencia muy enriquecedora. Al final terminé siendo el conductor y el protagonista del documental. Iba a los lugares y me entrevistaba con la gente, y hablábamos de lo rural, de lo tradicional, y también de la vanguardia. Estoy muy agradecido al proyecto, fue un auténtico regalo, la verdad.

Después de este trabajo, ¿consideras que nuestro folclore está bien conservado o está en peligro de extinción?

No creo que no estén en peligro de extinción. Yendo de pueblo en pueblo, ví que se mantenía y que hay un fuerte sentimiento de conservación y de vivencia. Ves la ilusión y los nervios de la gente en los preparativos cuando llega una fecha señalada. Se conserva, pero si es verdad que los principales representantes de las tradiciones tienen cierta edad. Muy poca juventud se engancha a las festividades. Por ahí va mi trabajo también, porque las generaciones actuales y venideras conozcan estas tradiciones y el folclore.

El público madrileño tendrá la fortuna de poder disfrutar de tu concierto en El Sótano el viernes 31 de mayo, como parte del 1er ciclo AIEnRuta 2024. ¿Cómo afrontas esta cita?

Siempre estoy expectante del poder de convocatoria del proyecto. Madrid siempre me ha acogido muy bien, con conciertos que me han gustado mucho. Se recibe la música de una forma muy agradable. También estoy muy contento porque yo elegí la sala. Para mí El Sótano es una referente de la electrónica más under, y quería llevar mi música a esta sala. Hace poco estuve en Praga, en una sala que podría parecerse, y fue muy divertido, la verdad. Creo que mi música se entiende en una plaza de un pueblo, pero también vengo del mundo del DJ, y en un club o una sala así es donde me siento cómodo.

A tu modo de ver, ¿qué le aportan los sonidos electrónicos al folclore?

Siempre digo que hago electrónica con folclore, más que folclore con electrónica. Para mí son conceptos distintos. Mi música es electrónica a la que añado los elementos y sonoridades del folclore y de la tradición. A veces es un poco sesudo, pero yo creo que se complementan bastante bien. Es algo que también se ve mucho en la electrónica latinoamericana, que va en torno a la organicidad, y la ese toque humanidad a la electrónica, que se basa en elementos muy métricos. Aporta calidez a los elemento electrónicos, y es lo que prima en mis composiciones.

A la hora de componer, ¿sueles partir de lo electrónico o de lo orgánico?

Depende. A veces parto de un sonido repetitivo o percusivo, otras veces de una voz, y ahí le empiezo a incluir la parte rítmica de la electrónica. Pero suele ser más espontáneo, según cómo se dé. No sigo un patrón

¿De qué manera te impulsa haber sido uno de los proyectos seleccionados del ciclo AIEnRuta Artistas?

Para no parar de moverse y de girar, y, sobre todo, volver a las salas. Ahora está todo muy saturado de festivales y, por desgracia, el concepto de salas y clubes se está perdiendo un poco. Para bandas pequeñas, se ha vuelto un poco complejo, y cuando viajas y la gente se acerca a una sala a verte porque le llama la atención tu propuesta, es lo que más te llena. Si siempre te quedas en tu comunidad o en tu ciudad, siempre te va a ver la misma gente. Este ciclo me permite salir de la zona de confort de una manera enriquecedora. Además, te da la soltura de entrar en rodaje, probar cosas nuevas, arriesgar para definir el show en el directo, y definirte y conocerte en directo.

De alguna manera, se está produciendo un auge o reivindicación de los sonidos y ritmos folclóricos con propuestas como al tuya, la de Rodrigo Cuevas, Karmento, o El Naán, por ejemplo. ¿A qué crees que se debe este rescate de lo folclórico?

Aunque hay varios artistas que lo llevan haciendo algo más de tiempo, si que se está viviendo ahora un auge. Creo que va un poco de la mano con las necesidades de las personas. Pasó un poco con el EDM en la crisis anterior, y pasó ahora con la pandemia. Diría que es una cuestión de emociones, que nace de dentro. Yo empecé en 2019 a hacer pruebas con canciones porque escuchaba mucha electrónica latinoamericana, y lo llevé a la tradición de mi tierra. Y fue en la pandemia cuando empecé a probar sin parar hasta que saqué un disco. La gente ha querido volver a las raíces, y creo que parte de esa necesidad de cubrir el vínculo con sus orígenes y una vinculación emocional de lo que tiene que ver con uno mismo. La necesidad de engancharte con tu tierra a través de la música y el sentido de pertenencia.

¡SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER! DESCUBRE TODAS LAS NOVEDADES

    He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad

    COLABORADORES