Entrevista MAIKA MAKOVSKI: «Si dejas tus convicciones de lado, eres más pobre que si dejas de vender X discos más»

Maika Makovski encara el fin de gira del disco ‘MKMK’ con un concierto especial en el Teatro Eslava, sala a la que damos la bienvenida por su reciente incorporación a Madrid en Vivo.

El concierto del próximo domingo 23 de octubre en el Teatro Eslava cierra la gira de tu disco MKMK. ¿Qué ha supuesto este disco para ti en el plano artístico?

Voy a empezar por el plano personal, que es lo que me movió a escribirlo y grabarlo. Tenía muchas ganas de girar con una “banda-familia”. Echaba de menos tener una banda con la que trabajar, crear las canciones, vestirlas. No pudo ser durante la grabación del disco, pero después empecé a llamar a la puerta de gente de la que me había enamorado musicalmente, y resultó en esta banda maravillosa que ha sido más todavía lo que me esperaba. En el plano artístico, el directo es lo más “me ha llevado al huerto”. Desde luego, para mí son muy buenas canciones, pero el directo es otro paso, otro nivel.

¿Sientes que a algunos todavía se les hace raro que una mujer comande su propio proyecto de rock o eso ya no ocurre?

Yo nunca lo he sentido. Pero si que he visto comentarios. El disco anterior [Chinook Wind, 2016] era más intimista, y este [MKMK, 2021] es más eléctrico, más rock, y si he leído comentarios del tipo “seguro que es por la banda”. Creo que no es un comentario que se haría tan fácilmente si yo fuera un hombre. Parece que, si te han visto hacer una cosa, ya no tienes capacidad para hacer otra.

Actualmente, no hay muchos artistas que hayan triunfado cantando rock en inglés en nuestro país. Eso te hace más original dentro del panorama, pero ¿el artista que no se encasilla en ninguna escena concreta acaba siendo excluido?

Si lo que das es algo de calidad, es muy difícil excluirlo completamente. Aunque también creo que hay un techo en este país para la gente que canta en inglés, y debo estar bastante cerca de ese techo. Pero no me puedo quejar, puedo hacer los conciertos que quiero hacer, y salir a la calle y estar tranquila de que no me van a reconocer. Miro a Rosalía y la veo siempre con ese buen humor, y me parece increíble. Yo no sería capaz de vivir con esa exposición constante.

Muchas veces nuestros valores terminan donde empieza nuestro dinero. Tú, sin embargo, renunciaste a vender tu disco en grandes plataformas por la exigencia de envolverlos en plásticos de un solo uso. ¿Llegó a tener un impacto muy negativo en las ventas?

Supongo que sí. Pero, a mi modo de ver, la ecología es la pantalla principal que deberíamos librar como sociedad, y si dejas tus convicciones de lado, eres más pobre que si dejas de vender X discos más. No me lo pensé dos veces. Cuando las grandes plataformas me dijeron que no lo iban a vender, dije “vale, pues lo vendemos en tiendas independientes”. Incluso me hizo ilusión mandar a la gente a comprar el disco a locales más pequeños, que además son los que más han sufrido desde Napster. Los que siguen abiertos son héroes y heroínas.

La sociedad a veces parece ciega, muda y sorda ante los problemas. ¿Es porque se encargan de taparnos los ojos o porque los cerramos cuando no queremos ver lo que no nos interesa?

Un poco de todo. Nos bombardean con problemas todos los días. Eso genera una parálisis, no sabes muy bien a dónde dirigirte. Tiene que pasar algo muy gordo para que muchas personas lleguen a ponerse de acuerdo para salir a la calle y defender una causa en concreto. El feminismo no empezó por los políticos, empezó por la gente, y los políticos son como son, y partir de ver que a mucha gente le importa algo, empezar a hacer que las cosas cambiaran. Si de verdad estuviéramos informados de temas ecológicos y lo que va a suponer el cambio climático, no habría manera de no hacer algo. Lo que pasa es que no interesa.

“Song of Distance” destaca como tu canción más escuchada en Spotify con casi 6 millones de reproducciones. ¿Qué crees que hace que una canción cale especialmente entre el público?

Es difícil saberlo. Normalmente, son canciones que emocionan, o hace bailar, o alegran de una manera especial. Pero no creo que sea algo posible de predecir. Si es verdad que hay momentos en los que estás grabando o escribiendo una canción y sientes algo especial, y sabes que esa canción quizá va a resonar más que otras, pero ni siquiera sabes hasta qué punto. También tiene mucho que ver con el azar, que la gente tenga la oportunidad de elegirla y de escucharla. Con Dua Lipa seguro que no pasa, pero con los artistas más independientes o de culto, muchas veces falta que tenga cierta exposición para que la gente llegue a esa canción entre todas las canciones que salen cada día.

¿Cómo se explica que un disco tenga buena recepción por parte de la crítica y, pero sea ignorado por el público? A menudo escuchamos música muy bien hecha que, sin embargo, no llega a las masas.

Se supone que a la crítica la música le importa. Hay mucha gente a la que la música no le importa demasiado. Tiene la música de fondo, o le sirve para socializar, pero la música no es una parte importante de sus vidas. La cultura son códigos, y a veces la gente no tiene esos códigos integrados en su disco duro, entonces les es más atractivo algo empaquetado de una manera determinada. En España, la balanza está más equilibrada hacia el lado de la música como algo social, no como algo íntimo.

La Hora Musa fue uno de los programas musicales más ambiciosos nuestra historia, trayendo a la televisión artistas nacionales e internacionales punteros, ¿qué impidió su reanudación tras el confinamiento?

Tampoco es que yo lo sepa muy bien. En la televisión pública hay muchas voces que opinan y a veces no se ponen de acuerdo. Parece que eso fue lo que pasó. Algunos defendían el programa, otros querían cambiarlo, y éstos fueron los que ganaron. Lo que me molestó es que no hayan puesto ningún otro programa de música. Una cadena que tuvo como lema “La 2 es Música” no puede poner música solo a las 4 de la mañana.

Llevas más de 20 años en la música. ¿Qué has aprendido en este tiempo?

La música me ha enseñado a vivir. Siempre he sido muy muy tímida. La música me ha hecho abrirme, aprender a aceptarme y quererme más, a comunicarme, a conectar. Y me ha dado mucho placer y mucho consuelo. Es una compañera, a vece incluso me río con ella, es mi amiga. Pero después, está la industria, que es muy dura y me ha dado muchos palos, aunque con eso también he aprendido cosas. Cuando te rige mucho el lado izquierdo del cerebro, igual te tienes que llevar un par de tortas y empezar a darle importancia también al mundo que te rodea. No solo al arte, lo bello, y lo elevado; también hay números en el mundo, y hay que estar encima de ellos.

Termina la gira de MKMK, ¿qué planes tiene Maika Makovski?

Vamos a hacer estos conciertos especiales de final de gira, en Madrid el próximo domingo 23, y el último en Barcelona, el 27 de diciembre. Mientras tanto, montaré un nuevo disco, y espero poder entrar a grabar en enero.

https://open.spotify.com/embed/album/28KsYUjFJI0kCXw6iXUl0l?utm_source=generator

¡SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER! DESCUBRE TODAS LAS NOVEDADES

COLABORADORES